viernes, 31 de octubre de 2008

Una piedra para cada mes

La entrega del anillo de compromiso simboliza la selladura de un pacto de amor entre dos personas. La elección de la piedra preciosa que va a adornar la joya condicionará el precio y el color del anillo.

Pacto de amor a todo color

El diamante ha sido tradicionalmente considerado como la piedra nupcial por excelencia. Esto es así porque su color se asocia a la pureza de la novia y su dureza con la firmeza del compromiso adquirido por la pareja.Cada vez más, sin embargo, los dedos anulares de la prometida lucen anillos de oro, plata o platino con piedras preciosas de vivos colores.

El novio puede escoger entre adquirir una pieza que lleve una piedra preciosa natural (preciosa o semipreciosa), una gema creada o una sintética. Las primeras se encuentran en la naturaleza y son las más bellas porque conservan ese toque salvaje aún despues de ser pulidas. Las sintéticas, en cambio, no tienen esas rarezas pero poseen las mismas propiedades que las gemas naturales.. Finalmente, las piedras de imitación en apariencia pueden parecer iguales que las naturales pero realmente están hechas con vidrio, plástico o piedras de menor valor.

Sean como sean, las piedras preciosas siempre han despertado admiración por su belleza, por su color, por su luminosidad y por su forma.

Igual que con la ropa y los complementos, la moda dicta unas tendencias en cuanto a los colores de las piedras. Las posibilidades son infinitas, teniendo en cuenta que debe combinarse la forma, el tamaño y el material de la montura con el color de la piedra. Además de los gustos de la novia (porque todas las mujeres tienen una piedra preferida) el novio puede recurrir a algunos simbolismos y asociaciones que tradicionalmente se realizan con las piedras preciosas. Por ejemplo, la que relaciona las piedras con los meses del año.

Gracias a estas claves, ¿porque no escoger la piedra que se corresponda con el mes de la pedida, el mes de la boda o el mes del cumpleaños de la novia?

Una piedra para cada mes del año

Enero: Ágata

Mayo: Esmeralda o Turmalina Septiembre: Zafiro o Rayo de Luna
Febrero: Amatista Junio: Perlas Octubre: Ópalo
Marzo: Aguamarina o Jade Julio: Rubí o Granate Noviembre: Topacio
Abril: Diamante Agosto: Cornalina Diciembre: Turquesa

De la Revista "Casarse en Levante", Año 4, nº 7